Nuestras amigas libreras de la Librería libros10 este mes nos hacen una deliciosa recomendación para acompañar el kit didongo Bajo los copos de nieve. A ellas la palabra:

Cuando supimos la temática para tu cajita de Didongo, yo estuve tentada a repasar contigo los grandes y maravillosos libros del invierno para peques. Pero era demasiado fácil. Tú, que sabes escoger y que te gusta de lo bueno, lo mejor (por eso lees y estás suscrita/o a Didongo), te merece mucho más. Empecemos por el principio.

El invierno es mi estación del año favorita, ¿y la tuya? Es algo paradójico porque soy muy friolera y con nada me agarro cada resfriado… pero eso es otra historia. Lo que en realidad me gusta del invierno son todas esas acciones que realizamos cuando llega. Para mi el invierno son pequeños detalles que hacen mi día a día más bonito, más confortable y más sabroso.

Técnicamente el invierno es, según la RAE: 3. m. Época más fría del año, que en el hemisferio septentrional corresponde a los meses de diciembre, enero y febrero, y en el hemisferio austral, a los meses de junio, julio y agosto. Pero dejemos la teoría a un lado y vayamos a lo importante: meterse debajo de la manta hasta la nariz, preparar chocolate caliente, ver nevar desde la ventana, darle mil vueltas a la bufanda, lucir gorro de lana, las tertulias frente al calefactor, leer con un buen té humeante, cenar sopa de primero y que cada sorbo sea una sonrisa. Eso es el invierno.

Sea como sea, si hay algo que todos tenemos en común durante el invierno es el plato sopa caliente. No existe un lugar en el mundo que no disfrute de su sabor o de su olor. La editorial Kókinos ha tenido la agudeza de reunirnos a todos alrededor del puchero. Con Una cocina con el aroma de las sopas del mundo entero nos junta en un gran abrazo calentito.

Se trata de un recopilatorio con recetas de sopas de todo el mundo, tan fáciles de hacer que invitan a toda la familia a meterse en los fogones (unos de “pinche” y otros de auténticos chefs). Un viaje gastronómico desde África, India, Brasil, Colombia, Venezuela, América del Norte, Francia, Polonia, Turquía, Corea, China, España, Italia… Recetas de sabores auténticos, acompañados de notas e ilustraciones de ensueño. Cada parte del mundo, cada plato, cada cucharada lleva un relato que hace referencia a las sopas y caldos de cada lugar.

Si bien es cierto que hay recetas que pueden tomarse en frío, el libro es el complemento perfecto para una cajita didonguera muy invernal.

ilustracion

Te cuento que el viaje comienza en Egipto y el Mediterráneo con un consomé de limones del la ribera del Nilo. Nada más y nada menos: el Nilo a nuestro alcance, alargando la mano y cogiendo los frutos de un precioso limonero… ummmm, huele de maravilla, ¿verdad? Si sigues viajando, leyendo y (cada noche) explorando los rincones del mundo, llegarás hasta Brasil y su sopa de frijoles negros. En esta receta no sólo sentirás el olor a caldito recién hecho sino el amor de una historia preciosa.

Las recetas y el texto vienen de la mano de Alain Serres, escritor francés de literatura infantil del que te recomiendo que veas otros títulos porque son una auténtica pasada. Las ilustraciones salen del pincel de Aurélia Fronty, artista también francesa que estudió en la Escuela Superior de Artes Aplicadas Duperré (París) y que trabajó varios meses con Christian Lacroix como diseñadora textil. Ha viajado muchísimo y creo que la identidad de este cuento se basa en su experiencia alrededor de los continentes.

Si te animas a intentar alguna receta, por favor comparte con nosotras el resultado y la experiencia, ¿qué te parece?

Tal y como dicen en el cuento: “La tierra es redonda como una cazuela de sopa”.

 Feliz lectura y buen provecho.

Share This