VELAS CASERAS

Desde pequeña siempre he disfrutado mucho en hacer yo misma los regalos para mis seres queridos. Tener la idea, buscar la forma de realizarla, los materiales, el tiempo a dedicarle… todo esto es lo que más me gusta del hecho de regalar algo.
Algunas veces se hace complicado entre las miles de cosas que hay que hacer. Pero ahora que empiezan las vacaciones de [email protected] niñ@s, puede ser muy divertido dedicar parte de nuestro tiempo [email protected] a preparar regalos para [email protected] tí@s, [email protected] [email protected], [email protected] [email protected], en fin, para las personas que queremos.

Estas velas pueden ser una buena idea, ya que además de ser un objeto bonito a regalar, al encenderlas crean una atmósfera cálida y acogedora. Y son bastante sencillas de hacer.

Los materiales que necesitamos son los siguientes:

  • Cera de abeja
  • Mecha
  • Recipiente estrecho y largo (para no malgastar cera) y olla para hacer el baño maría
  • Tarritos de cristal (si queremos aprovechar la cera restante) y pinzas de tender la ropa.

Lo primero que hay que hacer es deshacer la cera al baño maría. Podemos usar un recipiente que no sea muy ancho para gastar menos cera (y hacer velas más largas). Existen latas de aceitunas largas y estrechas que nos irán de maravilla.

Mientras la cera se deshace, preparamos la mecha: haremos las velas de dos en dos, así que la mecha tiene que medir el doble de cada vela, más 10 cm (5 para cada vela) que quedarán sin cera.

Ahora empezamos a sumergir: una capa de cera y al agua fría, una capa de cera, y al agua, y así hasta que llegue al espesor deseado. Después de las primeras capas de cera, podemos estirar las mechas para que queden rectas, y seguir sumergiendo.

Y ya está: cuando tengan el espesor que queremos, les cortamos la base para que quede plana y las colgamos para que se sequen y endurezcan durante un dia al menos.

Si queremos aprovechar la cera que nos sobra, podemos volcarla en tarritos de cocina. Antes hay que poner bien la mecha al fondo y al centro del tarrito y fijarla ahí con un poco de cera. Para que no se nos mueva, os pueden ayudar unas pinzas de tender la ropa, como en la foto.

Volcamos a poco a poco la cera, cuidando que no se nos despegue la mecha del fondo.

Y así obtendremos dos tipos  de vela para iluminar nuestro Nadal.

 

Fotos de 3macarrons

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.