Hay experimentos para niños que son muy sencillo pero al mismo tiempo muy divertidos y que nos permiten disfrutar de una bonita tarde jugando en familia.

Os propongo un experimento fácil para niños, solo es necesario tener cartulina, lápiz, tijeras,  jabón de lavar los platos, y una barreño con agua.

Dibujaremos unos peces y estos se deslizarán rápidamente en el agua. Entonces primero dibujamos las siluetas de los peces en la cartulina. Recortamos las siluetas, si nos apetece podemos pintar los peces con colores de ceras. Os recomiendo de hacer varios, porque un pez solo se desliza una vez y seguramente vuestros hijos querrán repetir el experimento varias veces ;-).

Una vez estén listas las siluetas con un palito ponemos un poco de jabón en la cola de los pececitos y lo apoyamos en una pared del barreño y… mira que rápidos van!

¿Y porque pasa esto?

En la superficie del agua hay una película que se forma gracias a una fuerza que se llama tensión superficial. Cuando el jabón de la cola del pez entra en contacto con el agua, forma una película que empuja la película del agua de esta forma hace que el pez avance tan rápido.

¡OJO! Es importante cambiar el agua cada vez que se pone un pescadito, porque si no el experimento no saldrá. El agua tiene que ser siempre limpia, por eso os recomiendo poner poquita agua cada vez, con un dedo de agua ya es suficiente.

A pasarlo bomba con este experimento para jugar con agua y jabón.

Share This