Jugar en la naturaleza es fundamental para los pequeños y pequeñas, hay tanto por ver, buscar, descubrir que no hay que perder ni una ocasión para pasar tiempo en la naturaleza. Y también es muy interesante jugar con la naturaleza, ramas, hojas, piedras, palos, y ahora en primavera también con las flores y sus pétalos.

Hoy os proponemos una caja de flores, una actividad fácil y entretenida para disfrutar y descubrir una forma de guardar las flores.

Para hacerla necesitamos:

Una caja de cartón y cuter para cortarla, nosotros hemos usado una de 23cmx25cm y es una medida ideal

Pintura y pincel

Cinta adhesiva transparente

Y varios tipos de flores y hojas verdes. No necesitamos muchísimas, por esta dimensión de caja hemos usado entre 5 y 7  flores por cada lado, 5 lados.

Para empezar decidimos cual es la base de la caja. Allí hacemos una pequeña ventana por si en algún momento queremos ponerle una luz dentro. En los otros 5 lados hacemos unas ventanas como en la foto.

A este punto nosotros hemos cerrado bien la base con celo, pero luego más adelante hemos tenido que abrirla para poder completar un lado de la caja. Así que te recomiendo que no lo cerréis del todo.

Una vez cortada la caja la pintaremos. Preparamos nuestra mesa para pintar, aquí te hemos explicado cómo pintar con niños sin hacer un desastre, échale un vistazo por si necesitas algunas ideas. Ya sabes que nos gusta usar los colores primarios al pintar y aprovechar cada ocasión para mezclar los, así que  con pintura con blanca, roja y azul hemos preparado un color violeta clarito.

Mientras dejamos secar la caja vamos a buscar las flores. Nosotros hemos aprovechado para darnos un buen paseo  por el campo y hemos encontrado por lo menos 5 tipos diferentes. Pero en este momento del año se encuentran muchas flores en los parques y dando una vuelta por el barrio seguro que también. Solo recogeremos las que necesitamos. Este es un concepto que a veces les cuesta a los niños y niñas entender, siempre le dijimos que no cojan las flores y ahora que las necesitamos sí se puede. Poco a poco entenderán, pero es una buena ocasión para recordarlo: solo cogemos lo que necesitamos.

Si no puedes hacer un paseo fuera de la ciudad, también se puede ir a la floristería y en vez de usar flores podemos usar pétalos.

Una vez recolectadas las flores y ya con nuestra caja seca, manos a la obra toca colocar cada una de las flores. Empezaremos por un lateral, ponemos varias tira de celo transparente en el interior de una de las ventanas con la parte que pega hacía el exterior. Entonces fijamos las primeras flores con cuidado para que queden bien abiertos los pétalos y luego desde el exterior fijamos las otras tiras de celo. Podemos aplastar la tira en la flor con las dos manos para asegurar que estén bien chafadas entre las dos capas de celo. Cuanto mejor chafadas estén mejor se conservarán las flores.

Repetimos lo mismo para todos los lados. Mejor no dejar el techo de la caja para lo último porque es un poquito más difícil de hacer, y cuando solo nos queda un lado para hacer hay que abrir la base para poder tener acceso al interior de la caja y fijar el celo.

Podemos hacer dibujos con los pétalos y las flores, combinar colores y tipos diferentes de flores, todo vale. Estoy segura que la creatividad desbordante de los niños y las niñas os llevará a hacer creaciones preciosas.

Share This